Sonia Pascual, enfermera de la Fundación Jiménez Díaz: “SecurAcath proporciona una máxima seguridad del drenaje, integridad cutánea y máximo confort para el paciente”

La Sociedad Española de Radiología Intervencionista de Enfermería (SERIE) celebró recientemente la decimotercera edición de su congreso anual. A través de mesas redondas y talleres, profesionales sanitarios de toda España pusieron en común los avances y actualizaciones en el área de la Radiología Intervencionista.

Esta sociedad científica nació hace dos décadas para aglutinar al personal de Enfermería que trabaja en los distintos hospitales españoles en las áreas de Radiología Vascular Intervencionista y Neuroradiología y poner en común soluciones a problemas compartidos y promover la formación continuada. Un objetivo que la sociedad mantiene y ha reforzado este año en su congreso, que ha tenido como lema profesionalidad y compromiso.

Durante el congreso se presentaron varios pósteres, entre los que destacan el ‘Plan de cuidados estandarizado para paciente que va a someterse a la colocación de un reservorio braquial’, realizado por Rosa Calvo, Ana Leonor Sánchez, María Varela, Marta Reyero y Marta Rubio de las Cuevas, del Servicio de Radiología Vascular Intervencionista del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla. Con este trabajo, el servicio de Radiología Vascular Intervencionista de dicho centro plasma la importancia de disponer de un plan de cuidados estandarizado con los diagnósticos de enfermería y complicaciones potenciales más habituales, lo que aporta beneficios al paciente, al desarrollo de la técnica y al funcionamiento del equipo de enfermería.

María Isabel López, César Hernández, Ana La Banda, Beatriz Merchán, Antonio Rivas y Verónica Agulló, del Servicio de Radiología Vascular e Intervencionista del Hospital Universitario de Fuenlabrada presentaron el póster ‘Justificación del empleo de dispositivos de anclaje subcutáneo en la fijación de drenajes percutáneos’, con el objetivo de evaluar la costo-eficiencia y seguridad para el paciente y unidad del empleo de dispositivos SAS.

También se presentó el póster ‘Implantación de reservorio braquial en pacientes con tratamiento endovenoso prolongado. Una técnica de enfermería’, realizado por Félix Álvarez, María Crespo, Sara Lojo, Mariano Magallanes, Nuría Míguez, Wenceslao Alfaya y Carmen Lameiro de la Unidad de Radiología Intervencionista del Hospital Povisa de Vigo. Entre otras conclusiones, este póster subraya que la implantación de reservorios braquiales es una técnica fiable que puede ser realizada por personal de enfermería.

 

Cardiva ha estado presente en la cita anual con las áreas de Radiología Vascular Intervencionista y Neuroradiología de enfermería y ha patrocinado el simposio “CARDIVA con las innovaciones tecnológicas: SecurAcath”. La enfermera del Servicio de Radiología Intervencionista de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid Sonia Pascual aborda en esta entrevista los puntos clave tratados en el taller.

 

¿Qué motivó en el servicio a utilizar SecurAcath?

Queríamos encontrar un dispositivo de fijación de catéteres que nos garantizase confortabilidad del paciente, evitar arrancamientos y disminuir lesiones de la piel e infecciones. En este sentido, buscábamos un dispositivo que fuera cómodo para el paciente tanto para su higiene como para su movilidad; que se pudiera lavar diariamente y que fuera suficiente con solo mantener el orificio de entrada seco y limpio.

 

¿Qué necesidades presentan los pacientes?

Tenemos que tener en cuenta que muchos de los pacientes permanecen encamados parte del día y, por ello, queríamos comprobar que no les molestase el dispositivo al estar apoyado sobre ello . El arrancamiento accidental también nos preocupaba y nuestro objetivo era minimizarlo.

Por otro lado, era muy importante disminuir las lesiones cutáneas e infecciones frente a los métodos tradicionales. Estos son los puntos que le permiten una mayor movilidad al propio drenaje.

 

¿Cómo ha sido el registro?

Anotamos todos los dispositivos que colocamos durante un año. En una primera parte se rellena la fecha de colocación y el tipo de drenaje. En la segunda parte, la fecha de valoración, el disconfort que le ha producido al paciente y si se había retirado o arrancado el drenaje, así como la inflamación o infección de la piel.

El número de pacientes ha sido 72 y el periodo medio de duración ha sido de 14,5 días (siendo máximo de 50 días, en casos como nefrostomías por ejemplo) y mínimo de 4 días.

 

¿Cuáles fueron las conclusiones del registro?

Durante un año, hemos tenido un arrancamiento de 6% frente a una permanencia del catéter de un 94%. Estos arrancamientos se han producido en pacientes desorientados y agitados.

Hemos tenido un disconfort muy severo de tan solo 1%, frente a un 36% muy leve y un 63% nulo. Por otro lado, hemos tenido solo un 2% de inflamación / infección frente a un 98% que no.

A medida que la colocación de SecurAcath era mayor nos surgió la necesidad de dar a conocer al resto del hospital este dispositivo.

 

Después de este año de colocación del catéter, ¿qué destacaríais del dispositivo?

El registro continúa, pero podemos afirmar que se trata de un dispositivo de muy fácil colocación, que se puede realizar por parte de Enfermería. SecurAcath, por lo tanto, ha cumplido todas nuestras expectativas: máxima seguridad del drenaje; máxima integridad cutánea y máximo confort para el paciente.

 

Para más información: Pinche aquí