«VenaCure EVLT ofrece una ablación uniforme y segura del tejido venoso»

El facultativo Enrique Puras explica las ventajas de este láser en un workshop internacional del Hospital Quirón Madrid

Un workshop celebrado en el Hospital Universitario Quirón Madrid e impartido por Enrique Puras Mallagray, jefe de Departamento de Angiología y Cirugía Vascular de dicho centro, ha permitido que los asistentes pudiesen conocer y aprender más sobre el VenaCure EVLT, una opción mínimamente invasiva para tratar varices que brinda a los pacientes una recuperación inmediata, así como la vuelta a las rutinas diarias normales en solo 24 horas.

¿En qué ha consistido el workshop internacional de VenaCure EVLT?

Es un workshop que hacemos a nivel internacional para enseñar las prestaciones y el método de manejo del equipo EVLT de AngioDynamics y su nueva fibra, para el uso del láser 1470 nm en el tratamiento de las varices en miembros inferiores.

¿Qué destacaría del curso?

Del curso destacaría varios aspectos:

  1. La introducción a aquellos equipos que hasta ahora venían haciendo cirugía de varices clásica en las nuevas tecnologías mínimamente invasivas.
  2. No solamente la aplicación del láser, pero la metodología ambulatoria del manejo de estos pacientes.
  3. La inclusión dentro del curso de otras técnicas que complementan el manejo ambulatorio de las varices.

¿A qué retos se enfrentan los especialistas en el tratamiento de las varices? ¿Qué conocimientos han adquirido durante el workshop para poder solventarlos?

El principal reto es un adecuado diagnóstico. En los últimos años hemos aprendido que las cirugías clásicas de varices tienen asociado en el seguimiento un porcentaje de recidivas muy importante. Las nuevas tecnologías basadas en la ablación por calor contrarrestan este porcentaje de recidivas y lo hacen prácticamente despreciable en el curso de los siguientes cinco años de seguimiento.

Hemos intentado que los asistentes comprendan de una manera muy práctica el manejo de nuevas tecnologías para facilitar la no recidiva, y además dar un conocimiento del manejo completo de la enfermedad venosa, entendiendo que no solamente se producen varices por debajo del ligamento inguinal: también existe un porcentaje muy alto de varices en las mujeres que han tenido uno o más embarazos con congestión pélvica. Así, les ha servido para saber diagnosticarlas y ver cuál es la influencia de estas varices de origen pélvico en la enfermedad venosa infrainguinal.

 

¿Qué le ha llevado a elegir el láser VenaCure EVLT como técnica principal en el tratamiento de varices?

A lo largo de los últimos 15 años, venimos haciendo técnicas mínimamente invasivas. Hemos utilizado la radiofrecuencia, así como otras fibras de láser. Entendemos que el láser VenaCure tiene una serie de características de diseño que permiten obtener la capacidad, con una sola fibra, de manejar todo un volumen de patologías que en otras circunstancias requerirían o más de una fibra, o una serie de técnicas quirúrgicas abiertas que no se podrían hacer mediante técnicas de ablación.

 El láser VenaCure tiene un perfil, un terminal, que proporciona una ablación uniforme del tejido venoso. También nos permite entrar en sectores muy cortos de perforantes o de venas recidivadas al nivel de los cayados que con otras tecnologías es prácticamente imposible. Además, este tipo de terminales protegidas evitan la carbonización alrededor del láser y, por lo tanto, favorece la eficacia del procedimiento evitando zonas en las que, si la fibra se carboniza, no quedan bien tratadas.

Desde su experiencia, ¿qué beneficios presenta esta técnica frente a otras técnicas para el profesional sanitario?

Fundamentalmente, que se trata de procedimientos que se hacen bajo anestesia local, que son cien por cien ambulatorios, que permiten al paciente reincorporarse a sus tareas laborales al día siguiente, que el uso de analgesia postoperatoria es muy bajo, y que evidentemente evitan las clásicas heridas de la safenectomía y de la extracción de la vena safena, que van ligados a una mayor morbilidad y a una tasa de recidivas mucho mayor.

¿Y para el paciente?

Fundamentalmente, el hecho de que se trata de un procedimiento bajo anestesia local, que es ambulatorio, y que le permite con un mínimo tratamiento reincorporarse a su vida activa al día siguiente. De hecho, a todos nuestros pacientes les recomendamos la semana del postoperatorio caminar más de dos horas diarias para favorecer la bomba muscular y evitar cualquier tipo de problema flebítico, etc.

¿Cuántos casos han realizado usted y su equipo hasta la fecha con el láser VenaCure EVLT?

De manera constante, hacemos entre 40 y 50 casos por semana en los tres centros de tratamiento en los que disponemos de esta tecnología y llevamos usando este láser de AngioDynamics tres años. Sin contar los meses de verano, operamos unos 1.400 casos de varices por año. 

Fuente: Redacción Médica