Radiofrecuencia para el tratamiento de los miomas uterinos

Los miomas uterinos, generalmente conocidos como fibromas uterinos, son los tumores ginecológicos benignos más comunes en mujeres en edad de reproducción. Los datos recogen que les ocurre a entre un 20% – 40% de esta población.

Casi el 50% de los miomas son encontrandos accidentalmente y no presentan síntomas, solo el 25% se consideran sintomáticos.

 

Los miomas también son conocidos como:

  • Fibromas uterinos
  • Leimioma uterino
  • Fibromioma
  • Fibroleimioma

 

La gravedad de los síntomas dependerá del número, tamaño, localización y patrones que siga el mioma. En el caso de que su tamaño aumente considerablemente puede provocar una menstruación muy dolorosa, relaciones sexuales dolorosas e incrementar la frecuencia de micción y/o sensación de urgencia. Algunos miomas pueden incluso interferir con el embarazo, aunque no suele ser lo normal.

Los síntomas más comunes son la menorragia (excesiva secreción menstrual) y la dismenorrea (dolor menstrual). Además, los miomas suelen causar un sangrado anormal en el útero, anomalías menstruales y subfertilidad.

Actualmente, el tratamiento quirúrgico de los leiomiomas sintomáticos involucra una histerectomía o miomectomía total, y el método comúnmente recomendada de miomectomía para tratar los miomas submucocos es la miomectomía histeroscópica. Sin embargo, no todos los leiomiomas submucosos pueden ser tratados usando este método.

Podemos clasificar los leimiomas submucosos en función de su tamaño, tamaño de la base y profundidad de penetración en el miometrio.

Desde el año 2004 se han estado realizando radiofrecuencias transvaginales en mujeres premenopáusicas con leiomas submucosos sintomáticos que han tenido al menos un niño y desean preservar su útero.

El número de procedimientos anuales por miomas se estima que es  del 2% de la población mundial.

Hasta hace poco, el tratamiento más común era la histerectomía o la miomectomía. Ambos procedimientos quirúrgicos son, sin embargo, invasivos y están asociados con una mayor mortalidad y morbilidad.

Los tratamientos mínimamente invasivos para el tratamiento de los miomas están aumentando en popularidad es debido a que reducen el tiempo de hospitalización y permiten una recuperación más rápida.

 

Podemos mencionar los siguientes tratamientos:

  • Ablación por radiofrecuencia
  • Uso de electrodos bipolares de radiofrecuencia
  • Ablación por láser
  • Crioablación
  • Embolización de la arteria uterina

 

La radiofrecuencia suele ser el método preferido ya que:

  • Es una modalidad probada y efectiva.
  • Es muy efectivo en miomas con un diámetro menor a los 8 cms.
  • Existen una gran variedad de electrodos disponibles para cada caso.
  • La ablación por radiofrecuencia puede ser utilizada de diversas maneras, incluyendo laparoscopia.
  • Preserva el útero, el cual tiene muchos beneficios mentales para la paciente.
  • Puede aumentar los ratios de embarazo en las mujeres jóvenes.
  • Se desarrolla con anestesia local
  • Está asociado con poco dolor y poco sangrado postoperatorio.
  • Los pacientes pueden retomar su vida normal pocas horas después de la intervención por radiofrecuencia.
  • Después de la radiofrecuencia, las células del mioma y los vasos de alimentación se coagulan, lo que asegura un sangrado mínimo durante la consiguiente Miomectomía Histeroscópica.

 

Las otras modalidades tienen ciertas limitaciones:

  • Láser (laparoscópico): Es un procedimiento muy costoso. La ablación por láser tiene menos potencia y por lo tanto hace que el procedimiento sea más largo. Es también conocido que causa serios problemas con las adhesiones.
  • Electrodos Bipolares: El uso de electrodos bipolares laparoscopicamente ha sido asociado a infecciones, abscesos y adhesiones.
  • Crioablación: esta técnica requiere de un material caro y está asociado con las adhesiones.
  • Embolización de la arteria uterina: está asociada con muchas complicaciones

 

La radiofrecuencia causa:

  • La necrosis del mioma
  • La necrosis de los vasos sanguíneos.
  • La destrucción de los receptores de estrógeno
  • La destrucción de las terminaciones nerviosas dolorosas.
  • Destrucción de las células que producen factores de crecimiento

 

La radiofrecuencia no solo produce la ablación del mioma si no que ayuda a quitar el dolor y a reducir los ratios de que vuelva a aparecer, es por ello que provee de unos buenos resultados a corto y a largo plazo.

Indicaciones para la radiofrecuencia:

  • La paciente desea preservar su útero
  • La paciente desea incrementar su fertilidad.
  • El mioma no es más grande de 8 cm (preferible menor de 6 cm)
  • Si la paciente presenta un dolor severo
  • Si la paciente presenta un sangrado severo
  • Si el mioma está causando compresión en las estructuras adyacentes

 

Contraindicaciones para la radiofrecuencia:

  • La paciente está embarazada
  • Si hay muchos miomas difusos (conocido como leiomimatosis diseminada)
  • Si el mioma ha empezado a degenerar, en este caso requerirá de extirpación quirúrgica.

 

Fuentes: «Transvaginal radiofrequency thermal ablation: A day-care approach to symptomatic uterine myomas»  Hyun Hee CHO, Jin Hong KIM and Mee Ran KIM.
«RF Medical MYOMA ABLATION Introduction to myomas», their pathophysiology and myoma ablation.
«Outpatient Multimodality Management of Large Submucosal Myomas Using Transvaginal Radiofrequency Myolysis», Hyun Hee Cho, MD, PhD, Mee Ran Kim, MD, PhD*, and Jang Heub Kim, MD, PhD